sábado, 25 de agosto de 2012

Enterrados vivos, salvados por la campana

Entierro prematuro de Wiertz

Ha sido normal, a lo largo de la historia, que el hombre le tema a la oscuridad. Pues en ella el más preciado sentido del humano, la vista, se torna inútil. La incapacidad de ver qué hay a nuestro alrededor genera angustia, desesperación y miedo. Pero este terror se ve doblemente exacerbado cuando una persona descubre que esa oscuridad oculta un reducido recinto de madera con apenas espacio para moverse y oxígeno para respirar. 

Los golpes y los gritos son en vano, dos metros de tierra separan ese recinto de la superficie, pero esa persona no lo sabe, después de todo sus ojos no le muestran luz ni sombra alguna; no hay posibilidad de entender lo que está sucediendo, la única respuesta es el silencio y la soledad. La desesperación conlleva golpes más fuertes, rasguños a aquella tela que parece forrar esa pared incierta a la vista. Tras la desesperación sobrevienen las primeras heridas, la respiración acelerada,  la falta de oxígeno y finalmente la muerte. Esta vez, en serio.

Lo que podría parecer el pasaje de una típica obra de Edgar Allan Poe es tan solo la descripción del posible infortunio que muchas personas a lo largo de la historia pudieron padecer. Son los llamados 'enterrados vivos', una trágica situación que el avance de la medicina pudo detener. 

El origen del miedo

El origen de esta espeluznante realidad está representado en una enfermedad, la catalepsia: un trastorno del sistema nervioso que trae aparejado la rigidez, la disminución de los signos vitales y el enfriamiento del cuerpo. Todo esto hizo suponer en la antigüedad que quienes padecían el cuadro habían fallecido y consecuentemente los enterraban, sin sospechar que la persona aún permanecía con vida. Para sumarle más horror al asunto, una persona con catalepsia podía estar consciente de todo lo que sucedía al rededor sin poder comunicarse, ser testigo a la vez del llanto, el luto, la ceremonia y la oscuridad envolvente del entierro.

Pero ¿Fue el miedo a ser enterrado vivo una realidad pandémica en la antigüedad? ¿Es cierto que hasta personajes destacados como George Washington tenían miedo a ser enterrados vivos? 

Se sabe que en España, por ejemplo, a los muertos se los enterraba dos días posteriores a su muerte para evitar cualquier desgracia. A su vez, en muchos cementerios del continente, se acostumbraba a conectar el ataúd enterrado con una cadena atada a una campanilla, la cual se haría sonar en caso que alguien haya sido enterrado vivo. De allí, entonces, proviene el famoso dicho "salvados por la campana".

Pero más allá de las campanas y el tiempo prudencial, el miedo subsistía en la sociedad. Incluso tiempo más tarde, se dice que el mismísimo G. Washington pidió ser enterrado dos días después de su muerte por el mismo motivo.

El miedo a ser enterrado vivo en la actualidad

Sin embargo, esto no es cosa del pasado. El miedo a ser enterrado vivo ha causado más de una muerte en los tiempos contemporáneos, sin ir más lejos, durante el transcurso del año 2011, un joven ruso de 35 años intentó demostrar valentía ante un amigo al cual pidió que lo sepultase voluntariamente. Según él, quería quitarse el miedo a permanecer enterrado. De esta manera se introdujo en un ataúd con tubos verticales que le permitieran la entrada de oxígeno y su amigo lo enterró con 20 cm de tierra. Al día siguiente el amigo descubrió que el joven yacía muerto, junto al teléfono movil, la manta y la botella de agua dentro del cajón. Se sabe que esa noche hubo intensas lluvias y quizá ello haya obstruido los canales de aire.

De manera voluntaria o no, es evidente que aún hoy en día el miedo que produce el saberse estar enterrado se torna insoportable. Numerosos casos hay de personas que por demostrar osadía acceden a este tipo de pruebas, muchas de las cuales terminan fatídicamente. Lo cual no mitiga el asombro, dolor y pena por aquellos que en la antigüedad sufrieron en carne propia este trágico desenlace.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes