viernes, 17 de septiembre de 2010

El origen de: derramar sal y la mala suerte.

salero buena suerte ¿Alguna vez se le ha roto un salero al caer de sus manos y alguien le advirtió sobre la mala suerte?
Seguramente habrá oído hablar de esta superstición, es una costumbre bastante popular en las sociedades occidentales. Hoy en 'El origen de' vamos a dar una aproximación al porqué de esta creencia.


La suposición dice que si una persona derrama sal sobre el suelo accidentalmente puede padecer una serie sucesos desafortunados a no ser que rápidamente y con mucho reflejo, tome una pequeña pizca de la sal derramada y la aviente por detrás del hombro izquierdo. Directamente a los ojos del diablo que espera pacientemente a la vera de ese lado del cuerpo a que los humanos se rindan ante los pecados y entreguen su alma. La finalidad es cegarlo temporalmente para que no pueda hacerse con la suya y ser así salvados por la buena suerte restablecida.


En tiempos antiguos la sal siempre ha sido muy respetada, pues los salarios eran pagados con esta sustancia (de allí su nombre). Los griegos veían en ella un gran poder simbólico, teniendo en cuenta que según ellos procede tanto de la tierra como del mar y está presente en las lágrimas y saliva. Además, enriquece los alimentos como ningún otro condimento. De allí el respeto y la lamentación ante la perdida por derrame de tan preciado elemento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes