viernes, 3 de septiembre de 2010

Cerro Monserrate, Bogotá.


Bogotá es una ciudad de historia, cultura, inmigración, tradición y también de altura. En esta centenaria urbe, miles son las ofertas de entretenimiento y diversión que se puede encontrar.
Museos, cines, edificios, lugares históricos, monumentos y un sinfín más de atracciones.

Pero en esta oportunidad, el Cerro Monserrate ocupa la atención de estos párrafos. Es que la vista del turista y del capitalino se maravillan por igual cuando contemplan la magnificiencia del horizonte bogotano desde unos 3.152 metros de altura, a los cuales se puede acceder gracias a dos tipos de transporte: El funicular y el teleférico.



El funicular es una especie de tren adaptado para escalar la altura en una ladera empinada, mientras el teleférico consta del típico vagón suspendido por cables. Ambos poseen vistas imperdibles con la perspectiva de la metrópolis que va quedando atrás a medida que se asciende.

Una vez arriba se puede visitar el Santuario del Cristo caído o comer en los restaurantes de la cima. Todo con la espléndida visión de la capital colombiana de fondo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best WordPress Themes